En blog

El apilador eléctrico es una solución excelente para procesos logísticos, ya que levanta, transporta, almacena y descarga pallets muy pesados en almacenes con poco espacio o donde la utilización de carretillas elevadoras no es viable. almacenes pequeños. Se mueven fácilmente entre estanterías y pasillos y alcanzan grandes alturas, además se recomiendan ampliamente para interiores y en pisos planos.

Hay una gran variedad de modelos en el mercado, pero, sí comprarán un ejemplar por primera vez, recomendamos ampliamente inclinarse por un apilador con baterías de litio. En comparación con otras baterías, como las de plomo y AGM, han demostrado ser muy eficientes y productivas, entre otras razones que mencionaremos en esta publicación y seguro les convencerán.

Los apiladores y su relevancia para los almacenes

Antes de abordar las ventajas de las baterías de litio, expliquemos algunas razones por las que los apiladores eléctricos son considerados vehículos ideales e insustituibles en el sector logístico, entre otros y por las que los prefieren en comparación con otros equipos de manutención.

Funcionan con electricidad

Si desean operaciones eficientes, cómodas y silenciosas, que no involucren la quema de combustibles y la emisión de gases contaminantes en el almacén, los apiladores eléctricos son su mejor opción. Este funcionamiento es crucial cuando se opera en entornos cerrados, donde hay posibilidades de intoxicación y contaminación de los productos.

En comparación con los equipos de manutención que operan mediante combustión interna, no necesitan muchos gastos en uso y mantenimiento. Tampoco es necesario contar con un cuarto con reservas de combustible, que representan un riesgo, ni visitar constantemente las gasolineras para hacer recargas, lo que implica ahorros de valioso tiempo. Basta dejarlos cargando en horas inhábiles para que estén listos para usarse.

Visibilidad, seguridad y buena ergonomía

A diferencia de los estibadores sencillos que se propulsan de forma manual, un apilador utiliza un motor que se activa con pulsar algunos botones, reduciendo así fatigas y problemas en la espalda. Esto impacta considerablemente en las lesiones laborales y en los gastos en seguro médico. Su seguridad es mayor al brindar una excelente visibilidad, lo que se debe a sus dimensiones compactas. Al manejarse de frente, disminuyen posibles impactos y daños en personal, estanterías y productos.

No se requiere licencia

Los montacargas son excelentes aliados para manejar las cargas más pesadas, pero, al ser similares a un vehículo, se requiere licencia para su manejo, lo que conlleva un proceso largo que quitará tiempo. Esto no ocurre con los apiladores eléctricos. No significa que no se requiera capacitación para su manejo. Es importante conocer las medidas de seguridad recomendadas y conocer bien el mando del equipo para evitar accidentes y pérdidas de producto.

Buena resistencia y excelente manejo

Las pymes tendrán al mejor aliado si adquieren un apilador, ya que se mueven bien en espacios pequeños. Encontrarán apiladores con conductor sentado o montado de pie para que elijan el más cómodo a sus necesidades de manejo. Destacan por su alta resistencia a cualquier entorno, incluso en cámaras frigoríficas, pero es importante que se utilicen en interiores.

¿Por qué preferir los apiladores con baterías de litio?

Los beneficios enlistados aplican para todos los apiladores, que son imprescindibles en almacenes, ya sea que usen baterías plomo-ácido, AGM o litio, aunque, si optan por esta última, se beneficiarán a un más. Esto explica por qué cada vez más fabricantes apuestan por ellas y por qué tantas personas prefieren estas reservas energéticas modernas y de gran potencia y rendimiento. Algunas razones para implementarlas son:

Lapsos de carga más cortos

Una batería de 24 V necesita solo media hora para cargarse a la mitad y una hora y media para cargarse por completo, mientras que una de 80 V, requiere menos de una hora para cargarse a la mitad y menos de dos horas para cargarse por completo. Esto permite que el apilador eléctrico esté disponible en cualquier momento. En caso de que se utilice sin detenerse, consideren comprar una batería adicional.

A diferencia de las baterías AGM y de plomo ácido, ofrecen bastante energía pese a que tengan el mínimo de carga, debido a su profunda descarga. Un ejemplar de plomo ácido dura aproximadamente ocho horas, en cambio, las de litio duran hasta 24 horas.

Alta resistencia y vida útil

Sin importar si se utiliza el apilador durante varias jornadas y sin descanso, las baterías de litio tendrán una vida útil muy amplia. En comparación con otros almacenamientos de energía, duran tres veces más, disminuyendo los costes en reemplazo. Tienen un amplio periodo de vida, que es de aproximadamente 4,500 ciclos y un rendimiento estable, incluso bajo temperaturas extremas. A ello se suma su excelente estabilidad térmica, haciéndolas seguras al funcionar.

El mantenimiento que requieren es mínimo, evitando así largos periodos de espera, pérdidas de dinero y molestias para los clientes. No requieren el mantenimiento que demandan las baterías de plomo-ácido, como ecualización, relleno de agua y limpieza.

Son seguras y ecológicas

Para su fabricación, se usa fosfato de hierro, un material que no es tóxico y tiene bajas emisiones. Integra un sistema de gestión que proporciona alertas ante una anomalía, como un cortocircuito, brindando así la máxima seguridad tanto al personal como al apilador. Destacan por ser reciclables y no tan contaminantes como el plomo-ácido, consumir menos energía, siendo así más ecológicas.

Si desean un apilador eléctrico de excelente calidad y con batería de litio a un precio competitivo, acérquense a NIKE COLOMBIANA. Marquen al (604) 4798049 para Medellín, (602) 3490274 para Cali, (601) 4190166 para Bogotá y (605) 3821687 para Barranquilla.

Ascensores CibesEstibadores

phone