Hay dos tipos de montacargas en el mercado: montacargas eléctricos y de combustión. Ambos ofrecen notables beneficios, aunque los primeros son cada vez más usados en almacenes de distintas industrias, debido a sus impactos en el ambiente y su capacidad de igualar e, incluso, superar el rendimiento de los segundos, sin los problemas implicados en la combustión interna, como ruido, mantenimiento constante y emisión de contaminantes.

Optar por un ejemplar eléctrico generará notables ahorros operativos, además de otros beneficios a corto y mediano plazo. Su costo es elevado, aunque, si se evalúan los gastos en mantenimiento, vida útil, entre otros factores, notarán que vale la pena la inversión, además el retorno de la inversión es muy rápido en comparación con los equipos de combustión. Hay otras razones por las que vale la pena inclinarse por un ejemplar de este tipo, aunque la única forma de aprovechar todas sus bondades es adquirir un equipo de marca con proveedores reconocidos, como NIKE COLOMBIANA.

¿Por qué optar por montacargas eléctricos?

La razón más notable por la que deben adquirirlos es la eliminación de los gastos de tiempo y dinero en combustible. Lo único que necesitan es recargar las baterías al finalizar la jornada, lo que conlleva menores precios en comparación con el diésel o gas LP. Otras razones son las siguientes:

Solución amigable con el entorno y el personal

Usarlos elimina los riesgos de contaminación por emisiones derivadas de la combustión, especialmente de CO2. Esto impacta en la salud del personal y en la calidad de los productos, especialmente donde es necesaria la inocuidad. Es por ello por lo que son la mejor opción para espacios cerrados, como almacenes. También eliminan la dependencia de sistemas especializados para ventilación o depuradores de escape, aunque se requiere una ventilación mínima en la zona de recarga de baterías.

Productividad

Los montacargas eléctricos brindan mayor productividad que los ejemplares de combustión, debido a que su tecnología se diseña para adaptarse a los cambios sobre la marcha. Comúnmente, aceleran más rápido, por tal motivo, no existen retrasos en la entrega de potencia a los neumáticos. Los movimientos de pie son mínimos para que los operadores bajen la velocidad o completen un cambio de dirección.

Seguridad en las instalaciones

Al no requerir combustibles, evitan el almacenamiento de combustibles, como diésel o propano, lo que representa un alto riesgo de incendios en almacenes. Lo único que se necesita es una zona acondicionada para recargar las baterías y otra para resguardar los montacargas.

Disminución del mantenimiento rutinario

Los montacargas eléctricos requieren de cierto mantenimiento, pero es menor en comparación de los sistemas de combustión, donde se necesitan cambios de filtros o de aceite en el motor, ajuste de piezas móviles, entre otros. Basta con un mantenimiento anual y la revisión periódica de las baterías. Además, al haber menos piezas móviles, las fallas disminuyen considerablemente.

Los intervalos de servicio son también más largos, lo que disminuye la huella de carbono por el uso. Además, la calidad de diseño de las piezas eléctricas es mayor, lo que se refleja en su vida útil: mientras que los componentes principales de combustión duran 9,000 horas, los del sistema eléctrico duran hasta 15,000 horas.

Excelente rendimiento

En el pasado, las carretillas elevadoras eléctricas eran consideradas de rendimiento bajo. Actualmente, el problema se soluciona al cambiar los motores de corriente continua (CC) por motores de corriente alterna (CA). Los primeros tenían baja potencia y sólo extraían energía disponible en la batería. A medida que disminuye la carga, también reduce la potencia de salida del motor, por lo que el equipo se debilita paulatinamente.

Los equipos del pasado duraban muy poco tiempo, especialmente en aplicaciones pesadas y requerían mucho tiempo para recargarse. Los modelos actuales de CA mantienen su rendimiento sin importar que disminuya el voltaje de la batería. Además, la carga es muy rápida.

¿Qué se necesita para implementar un montacargas eléctrico?

Si se inclinan por los montacargas eléctricos, deben conocer algunos aspectos, como la carga de las baterías. Cuando se cargan completamente, duran entre cuatro y doce horas según el modelo, trabajo en rampa, peso, aplicación, operación, dimensiones, eficiencia, entre otros aspectos. En los sistemas convencionales de carga, se necesitan ocho horas para cargar por completar la carga y otras dos para enfriarse, aunque varía según el modelo y las condiciones del entorno.

Antes de adquirir un ejemplar, revisen la energía disponible en su almacén. El amperaje que necesitan los cargadores es muy alto, tanto en el arranque como en el proceso de carga. Si no disponen de la capacidad suficiente, quizá no sea conveniente en lo económico, aun considerando todos sus beneficios.

Es necesario asignar a un trabajador que se responsabilice del mantenimiento rutinario, ya sea limpiar, recargar el agua y cargar la batería y que siga las instrucciones de los fabricantes. Las baterías tienen un costo elevado y, si se descuidan, su capacidad y vida útil disminuirán. También es recomendable contar con el respaldo de una empresa de mantenimiento para hacer revisiones profundas y garantizar una larga vida operativa.

Deben saber que la carga de baterías produce vapores inflamables, por tal motivo, el equipo debe ventilarse adecuadamente, de preferencia sin la tapa de la batería y en una zona alta, que no esté expuesta a chispas o fuegos. Según la antigüedad y el modelo, podrán operar al aire libre y durante las precipitaciones, aunque no es recomendable manejarlo sobre superficies lodosas y encharcadas. Si trabajarán en exteriores, es preferible que adquieran un equipo de combustión, que se diseñe para operar en terrenos complicados.

Adquieran los mejores montacargas eléctricos con NIKE

El mercado colombiano es competitivo en cuanto a la venta de montacargas. En este escenario, NIKE COLOMBIANA ha estado posicionándose hasta convertirse en el mejor fabricante y proveedor de productos de línea logística y de bodegas, como los montacargas eléctricos, apiladores y estibadoras. Somos aún competidores de tamaño medio en el mercado colombiano de los montacargas, pero nuestros servicios son los de mayor calidad.

NIKE COLOMBIANA comenzó como un productor de gatos hidráulicos y como un subsidiario de una empresa sueca. El afán de los líderes de la empresa de innovar y ampliar sus productos y servicios llevó a la empresa a altos niveles, hasta liderar el mercado de desarrollo de productos para almacenaje y operaciones logísticas.

Nos comprometemos con cualquier empresa que necesite un montacargas, por tal motivo, también ofrecemos el servicio de renta a largo plazo, dirigido especialmente para las medianas y grandes empresas. No obstante, los precios de nuestros equipos son competitivos, por lo que la mayoría podrá adquirir un ejemplar. Con respecto al servicio de renta, ofrecemos unidades de alta calidad y sometidas a mantenimiento constante. El servicio va de seis meses hasta el tiempo que lo necesiten.

Sin importar qué opción prefieran, tendrán la seguridad de que recibirán equipos de la más alta calidad, además se los entregaremos de forma inmediata y obtendrán el respaldo post venta de nuestros expertos. Destacamos por nuestro compromiso, tradición, calidad y vanguardia y contamos con una amplia lista de clientes satisfechos.

Soliciten más información o una cotización a través de la línea (1) 419 0166. También pueden llenar el formulario disponible o visitar nuestras instalaciones, cuya dirección encontrarán en nuestro sitio web.

nike

phone