Todos en algún momento necesitamos levantar artículos muy pesados para diferentes tareas, para ello usamos gatos hidráulicos. Por ejemplo, para levantar los vehículos cuando requieren un cambio de un neumático o una reparación, aunque estos equipos de carga no son utilizados sólo con fines domésticos, ya que en las industrias tienen decenas de aplicaciones para diferentes procesos, desde la construcción, la fabricación de artículos, el moldeo a grandes presiones, entre otros.

Un gato hidráulico puede parecer un modesto equipo, pero es muy útil como dispositivo para la carga de materiales y artículos. Se pueden encontrar en dos modelos generales: en forma de botella o tipo carretilla. A nivel doméstico, los más comunes son los de forma de botella y son utilizados por lo regular para levantar vehículos cuando se necesita cambiar un neumático, aunque también se pueden utilizar para realizar revisiones y reparaciones en la parte inferior de los vehículos. A nivel industrial tienen decenas de aplicaciones en los distintos giros empresariales.

De acuerdo con su funcionalidad, se pueden encontrar modelos mecánicos o hidráulicos. Estos últimos realizan la carga mediante un líquido dentro de un cilindro a otro de distinto tamaño, sin la posibilidad de que exista un retorno. Además de fuerza de carga, con este tipo de equipos se pueden efectuar con movimientos de una alta precisión, por lo que en las industrias -principalmente en la de la construcción- son muy utilizados para instalar grandes piezas que, a pesar de su gran volumen, requieren de ajustes milimétricos para ser colocados.

¿Cómo funciona un gato hidráulico?

Su funcionamiento responde al principio de Pascal, que lleva el nombre de un fisicomatemático francés que postuló el principio en el siglo XVII, en el cual se establece que la presión de un contenedor cerrado es siempre la misma en todos los puestos, por ello utilizan un líquido, generalmente un aceite, para ejercer una presión sobre un cilindro que empujará a otro de diferente tamaño, y así lograr la elevación del brazo a la altura que se requiera.

Cuando el fluido −que puede ser de diferentes composiciones, pero con una densidad siempre similar, el más común es el aceite diseñado especialmente para equipos hidráulicos− es impulsado hacia un cilindro por la acción de una bomba, se somete a una fuerza de presión. Para ejercerla se inyecta aire al aceite para desplazarlo y el cilindro de menor tamaño empujará al de mayor tamaño, con la fuerza necesaria para levantar objetos de gran peso. La presión ejercida sobre el primer cilindro será igual en el segundo, con la diferencia de que el de mayor tamaño logrará un incremento de la fuerza para que el brazo lleve a cabo la elevación.

La presión del aceite permite que el brazo del gato hidráulico se eleve a una determinada altura, esto permitirá maniobrar debajo del aparato o cuerpo que se quiera elevar. Para evitar cualquier tipo de incidente, estos equipos cuentan con un seguro que impide la entrada de aire si no está en uso, o para invertir el proceso para liberar el aire y que descienda el brazo.

Principales partes de un gato hidráulico

De manera general, los diferentes modelos de gato hidráulico constan de las mismas partes, aunque pueden variar de acuerdo con el modelo, su aplicación y capacidad de carga. Entre las partes principales se encuentra el depósito, que es el lugar donde se contiene al aceite o al fluido; la bomba que permite crear la presión para mover el aceite; la válvula de retención, en donde se permite que el líquido llegue al cilindro principal; el cilindro principal, donde se recibe la presión del fluido y se empuja el cilindro secundario; el cilindro secundario es el encargado de accionar el brazo de elevación; este último, como su nombre lo indica, es el encargado de elevar el cuerpo u objeto que se coloca encima; y la válvula de liberación que se encarga de liberar la presión y revertir el proceso de elevación.

Tipos de gatos hidráulicos

De manera general existen dos tipos, los de botella y los de piso o de carretilla. El gato hidráulico de botella es diseñado para ser utilizado en posición vertical y hace contacto directo entre la plataforma y el material que va a ser elevado. Tiene un soporte fijo y plano y la elevación se hace directamente a través del gato, esto le permite cargar hasta 20 toneladas de peso, de acuerdo con el modelo y su tamaño.

Por otra parte, el gato hidráulico de piso o de carretilla es diseñado para ser empleado en una posición horizontal, su brazo es largo y permite hacer las elevaciones, así como aumentar la extensión de la elevación con una gran precisión. Se compone de un bastidor rígido que puede contar con ruedas, un cilindro hidráulico y un brazo articulado con un disco de levantamiento, su capacidad es bastante superior al de un gato mecánico, aunque menor a los de botella, ya que puede modelos de gatos de este tipo se adaptan a la carga de unas dos a tres toneladas, aunque algunos modelos pueden alcanzar hasta cinco toneladas. Son muy prácticos y fáciles de usar, y a pesar de ser equipos que pueden pesar bastante son una herramienta muy estable.

Este último es el tipo de gato hidráulico que suele ser más utilizado en las vulcanizadores o talleres mecánicos, ya que permiten elevar elementos de grandes volúmenes con un mínimo de fuerza, como los automóviles para realizar los cambios de llantas o reparaciones que requieren, mientras que los especialistas se colocan debajo de la unidad, aunque no están diseñados para soportar el peso, por lo que requieren de una plataforma de apoyo.

Ventajas de usar equipos hidráulicos

El uso de equipos hidráulicos tiene muchas ventajas, una de las principales es que permiten obtener movimientos lineales sin realizar grandes esfuerzos, con la seguridad de que se mantendrán en la posición que se coloquen por todo el tiempo que sea necesario. De igual manera, permite automatizar todo o cualquier parte de los procesos de producción industrial, en donde los requerimientos de esfuerzo son muy grandes.

De igual manera, no es requerido que se lubriquen válvulas, cilindros y otros componentes del gato hidráulico, debido a que el aceite hidráulico, que es el elemento más importante en la producción del trabajo mecánico, también tiene la función de lubricar todos los elementos que componen al equipo.

Medidas de seguridad que deben considerar al usar un gato hidráulico

El uso de estas herramientas es muy sencillo y no se requiere de gran capacitación para emplearlas, sin embargo, al momento de usarlas deben tener en cuenta algunas normas de seguridad para una adecuada operación, de esta manera se evitará cualquier tipo de incidente. Debido a que estos equipos habitualmente levantan objetos de gran volumen, en caso de que fallaran, podrían desplomarse y aplastar todo lo que esté debajo.

Es fundamental que entiendan que la función de estos artículos es levantar los cuerpos, más no soportar su peso por mucho tiempo, por lo que al terminar de realizar la elevación de los objetos se deben utilizar los equipos adecuados para el soporte del peso, ya sea una superficie de apoyo con la suficiente amplitud para no correr el riesgo de una volcadura.

Un cuidado adicional que deben tener es que, al ser equipos hidráulicos, se debe de emplear el líquido apropiado para su correcto funcionamiento, así como cerciorarse de que el aparato se encuentre en el mejor estado de hermeticidad, ya que al manejar presiones muy altas, cualquier mínima fuga del líquido puede provocar un fallo grave.

Por último, los apoyos que utilicen tienen que estar firmes y ajustados apropiadamente en todos los puntos de contacto. En caso de que requieran un suplemento para poder aumentar la altura, el mismo tendrá que poseer suficiente área y ser colocado solo debajo de la base, nunca por encima, de manera que la instalación del gato hidráulico sea estable.

¿Por qué adquirir un gato hidráulico?

Estos equipos son el mejor ayudante en los talleres y las industrias, ya que en estos lugares es necesario realizar la elevación de múltiples objetos de gran volumen y mantenerlos en esas posiciones para llevar a cabo todas las operaciones necesarias, ya sea de mantenimiento, instalación, entre otras.

Los modelos del gato hidráulico varían en tamaño y color, por lo que ofrecen una gran versatilidad para las personas que obtienen este importante artefacto, por lo que tampoco deben faltar en las cajas de herramientas, en los comercios y en las industrias, debido a que pueden ser de gran utilidad en diversos escenarios.

Para adquirir los mejores gatos hidráulicos para sus industrias, así como equipos de carga y descarga para centros de almacenamiento comuníquense con los especialistas de NIKE COLOMBIANA, donde les ofrecemos línea de modelos que se adaptaran a cualquier necesidad. Contamos con una sede en la Ciudad de Bogotá, así como sucursales en Medellín, Cali y Barranquilla.

Nuestra principal misión es brindarles una asesoría integral para darles las soluciones personalizadas que su negocio necesita, de manera que se optimice el manejo y almacenamiento de la carga en cada una de las aplicaciones que lleven a cabo, con el mejor servicio de postventa en Colombia. Para conocer más sobre los diferentes modelos de gatos hidráulicos, los invitamos a comunicarse con nosotros vía telefónica o por correo electrónico.

contacto
contactoContacto