En blog

Los montacargas son equipos de transporte que se emplean para mover, remolcar, empujar, subir o bajar distintos objetos y mercancía. Son ampliamente usados en la industria de comercio como parte de su línea logística de bodega y por eso existen diferentes tipos de acuerdo con la maniobra a realizar. Son fáciles y muy prácticos de usar porque permiten levantar cargas que el ser humano no puede alzar. El peso que soporta es balanceado por un centro de gravedad que se mueve en todas las direcciones y le permite tener estabilidad.

Estos son ideales cuando su empresa necesita la ayuda con esas cargas que son pesadas, porque permitirán ahorrar tiempo y optimizarán los procesos en lo relacionado al cargue y descargue de su bodega. En NIKE COLOMBIANA conseguirá los vehículos idóneos para mejorar en gran manera la eficacia y productividad de la operación comercial.

montacargas

Los montacargas son equipos para la manipulación de materiales, por lo que elegir el tipo correcto de carretilla elevadora que comprar es muy importante. Estos se caracterizan porque son sencillos de maniobrar, ofrecen estabilidad, rendimiento y seguridad en las labores. De igual manera, le permiten al operador trabajar con una mayor precisión debido al mástil de visión amplio que poseen. Su uso puede ser en lugares externos o internos en las distintas áreas de almacenamiento de su compañía.

En primer lugar es importante que se haga las siguientes preguntas y conteste las respuestas correspondientes para hacer una elección idónea:

  • ¿Dónde se usará, en un espacio interior o exterior?
  • ¿Cuántas horas a la semana será empleado?
  • ¿Cuánto peso necesita levantar?
  • ¿Qué altura necesita alcanzar?
  • ¿Tiene el presupuesto indicado para su mantenimiento?
  • ¿Desea cuidar el medio ambiente o prefiere primero la efectividad?

El mercado actual ofrece diferentes opciones y modelos que se ajustan perfectamente a cada industria. Cada vez se pueden encontrar máquinas especializadas y adaptables a cada tarea de acuerdo con su aplicación.

Los avances en la tecnología han posibilitado que estos vehículos sean cada vez más eficientes, sus modelos ideales para cada labor y operación para una mayor productividad en los interiores y exteriores. Esto permite incrementar en gran manera la seguridad para quien los opera y trabaja en lugares circundantes, y permiten reducir los costos operativos y de mantenimiento.

Tipos de equipos

Es posible clasificarlos por clases y es importante conocer cada una de estas, para tener una idea de cuál es el tipo de máquina que mejor se ajusta a nuestra necesidad, espacio y labor.

Clase uno: equipo eléctrico

Este tipo posee una batería que se recarga con la corriente eléctrica y es apto para ser empleado en lugares cerrados o espacios que no cuenten con ventilación suficiente. Esto debido a que no emite gases de polución que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Además, es perfecto usarlo en bodegas porque evita la contaminación sonora porque hace uso de baterías. El peso de estos equipos hace de contrapeso para la carga que es transportada en las horquillas, en donde el eje delantero es el punto de apoyo.

montacargas

Clase dos: apiladores eléctricos

Son máquinas que poseen motor eléctrico y un tamaño idóneo para espacios interiores que son reducidos, por lo que se pueden emplear en aquellos recintos que cuenten con pasillos. Se caracterizan por poseer ruedas sólidas y especificaciones que se ajustan perfectamente a cada necesidad y presupuesto.

En esta aplicación podemos encontrar varios modelos de apiladores, como:

  • Apilador manual: se caracteriza por su tamaño pequeño de aproximadamente 1.50 m que posibilita la manipulación de cargas de hasta 1,600 kg. Son ideales para ser empleadas en pisos sin imperfecciones porque sus ruedas son de poliuretano. Es posible encontrar algunos modelos con una plataforma rebatible para que el operador pueda montar y desplazarse sin necesidad de caminar trayectos extensos.
  • Apilador retráctil: es usado generalmente para el almacenamiento a una altura máxima de hasta 12.50 m de elevación. Debido a esto están bien equipados porque cuentan con una asistencia electrónica de microcámaras, monitor y sistema para el nivel de posicionamiento. El conductor va en una cabina con protección, ya sea sentado o parado, dependiendo del modelo.

montacargas

Clase tres: manuales

Son operados de forma manual y cuenta con manijas en la parte de atrás, aunque hay modelos que las tienen en el centro. Es por eso por lo que no cargan pesos muy fuertes y no pueden levantar cargas muy altas desde el piso. Generalmente estos equipos transportan al operario o este debe caminar y desplazarse a un lado.

Clase cuatro y cinco: equipos de combustión interna

Son montacargas de combustión interna y contrapeso con un asiento para que el operador lo dirija estando sentado. Por ello son ampliamente usados para realizar labores de carga, descarga, acaparamiento y traslado de los materiales. Se caracterizan porque unos poseen llantas sólidas perfectas para prevenir pinchazos, mientras que los otros tienen llantas inflables y reforzadas.

montacargas

Clase cinco y seis: todo terreno

Son los equipos más grandes que han sido diseñados especialmente para el exterior y esos terrenos difíciles. Generalmente los de clase cinco son usados en obras de construcción, el sector agrícola o para transportar material con un peso más fuerte y mayores dimensiones. Los de clase seis son empleados en terrenos y condiciones complejas en donde se requiera una mayor estabilidad y alcance más amplio.

montacargas

A continuación, se ofrecen algunos consejos para elegir la carretilla elevadora adecuada para su empresa.

¿Dónde se utilizará el montacargas?

El primer factor para considerar al comprar estos equipos de transporte, es si funcionará al aire libre o dentro del edificio. Si el vehículo se utilizará en exteriores, entonces es necesario seleccionar un modelo de motor de combustión interna de gasolina, GLP o diésel.

Si el equipo va a operar al aire libre en un clima frío, un vehículo de gasolina es la opción más lógica e indicada. Esto es particularmente verdadero si las operaciones requieren un arranque y parada constantes del motor.

Si utiliza un montacargas diésel, debe utilizar el motor para evitar frecuentemente los accionamientos que causan desgaste. También debe cambiar el aceite con regularidad porque el encendido, cuando se pone en marcha, rocía el exceso de combustible en el aceite y lo contamina.

Cuando hablamos de manipulación y almacenamiento dentro del edificio, los equipos eléctricos con mayor elevación, tienen más sentido y permiten optimizar el proceso de almacenamiento, cargue y descargue. Los equipos eléctricos ofrecen varias ventajas que en los próximos párrafos se irán mencionando.

A diferencia de los vehículos con motor de combustión interna, los modelos eléctricos son silenciosos y no contaminantes. Aunque los montacargas eléctricos tienen un costo de compra más alto que los modelos de combustión interna, dependen del costo operativo anual más bajo en relación con la vida útil del vehículo. Las máquinas eléctricas ahorran dinero porque no requieren combustible, cambios de aceite, entre otros.

Sin embargo, si utiliza equipos eléctricos, asegúrese de cuidar las baterías adecuadamente y controlar los niveles de agua con frecuencia. Dejar que la batería se agote puede ser un error costoso que termine dañando su equipo o acortando la vida útil de este.

Además, determine qué tipo de neumáticos necesitará. Las ruedas neumáticas son buenas para superficies no planas, mientras que los neumáticos sólidos funcionan bien en superficies lisas y duras al aire libre, así como en la mayoría de las superficies interiores.

Considere cómo se utilizará la máquina

Considere para qué se utilizará el equipo. Si se utiliza para cargar y descargar, una máquina elevadora delantera contrapesada con un conductor sentado puede ser su mejor opción. El contrapeso en la parte trasera sirve para evitar que se vuelque al suspender una carga. Si por el contrario es usado para cargar objetos, necesitará un vehículo con suficiente «elevación libre». La elevación libre se refiere a qué tan alto se pueden levantar las horquillas sin que el mástil se eleve.

Las máquinas que trabajan dentro de contenedores necesitan un alto grado de elevación libre. De lo contrario, sí es necesario elevar el mástil para permitir que se eleve la horquilla y podría golpear el techo.

Seleccione un equipo de tres ruedas para facilitar las maniobras o un montacargas de cuatro ruedas para mover cargas más grandes con mejor estabilidad. Si va a mover combustible o materiales peligrosos con el montacargas, asegúrese de que se use protección.

Problemas de mantenimiento

Considere la disponibilidad de repuestos y servicios de mantenimiento. Esto le será de gran utilidad cuando requiera realizar el mantenimiento de la carretilla elevadora porque así se evitará cualquier contratiempo.

Examine el costo total del vehículo durante su vida útil y no solo el precio de compra. El costo de los cargos del servicio de mantenimiento preventivo del distribuidor puede darle una idea del costo total del montacargas. El servicio, en general, indica la confiabilidad del montacargas y el «costo total de propiedad».

Escoja NIKE COLOMBIANA

Contamos con más de 50 años de conocimiento en el mercado de logística en el mercado de carga. Brindamos productos de fabricación propia e importada con la calidad más alta en el segmento.

Contamos con productos de calidad y vanguardistas en las líneas de elevadores, taller, logística para bodega y sobre camión. Este es el momento indicado para que se ponga en contacto con nosotros y adquiera las estibadoras idóneas para su negocio. Llámenos al PBX (1) 419 0166.

Publicaciones recientes
plataformas hidráulicas sobre camiónestibador contacto
contactoContacto