Los apiladores son equipos imprescindibles en centros de almacenamiento y bodegaje para poder aprovechar al máximo los espacios y poder apilar los productos. En la actualidad existe una amplia variedad de estos equipos, que pueden ser manuales, semi eléctricos o eléctricos. Son herramientas de gran ayuda en cualquier empresa o almacén, ya que son muy eficaces para elevar, bajar y transportar cargas de diferentes dimensiones y pesos.

  • Principales tipos de apilador

De manera general, estos equipos se pueden dividir en apilador manual, semi eléctrico y eléctrico. Los manuales y semi eléctricos suelen ser los más utilizados, puesto que permiten tener una mayor libertad para poder moverse por la empresa. Tienen la característica de ser ligeros, con elevación hidráulica y son ideales para el transporte de cargas medias y ligeras. Por otra parte, los apiladores eléctricos son elementos de elevación que se pueden manejar con un operador a pie o en modelos donde el operario va montado, ya sea de pie sobre la plataforma o sentado. Son ideales cuando el número de movimientos es reducido y las alturas no son mayores a los tres a seis metros, de acuerdo con el modelo.

Los diseños más modernos pueden alcanzar diferentes alturas, de acuerdo con el modelo, por lo que es común su uso en empresas donde se realiza el almacenaje de productos delicados que ya cuenten con estanterías en las cuales organizar las cargas. También se pueden encontrar modelos retráctiles, que son capaces de alcanzar alturas que van hasta los 11 metros, y son ideales para manipular cargas en pasillos estrechos. Su carga máxima es de 2.000 kilogramos. Ya sean los equipos manuales o los eléctricos, ambos son ideales para el almacenamiento en pasillos estrechos, pero, los apiladores manuales y semi eléctricos no se recomiendan para recorrer grandes distancias, mientras que los eléctricos están diseñados para largas distancias y jornadas continuas.

  • ¿Cómo elegir un apilador?

Al momento de elegir el tipo de apilador se debe tener en cuenta varios factores, ya que representan una inversión importante, por lo que se debe hacer una evaluación integral de ciertos aspectos de su negocio, actividades y tipos de carga.

El primer aspecto que deben tener en cuenta es dónde los usarán. Antes de decidir la compra de cualquier apilador, es fundamental evaluar cuidadosamente los espacios donde van a ser utilizados, puesto que los apiladores eléctricos, por ejemplo, son diseñados exclusivamente para espacios interiores, como los almacenes convencionales, en donde su sistema de rodamiento funciona mucho mejor. En cambio, para espacios exteriores o con suelos irregulares, una mejor opción son los montacargas convencionales.

Un segundo factor que tienen que contemplar es la carga máxima que necesitan elevar o transportar. Al comprar un apilador se tienen que consultar las diferentes características antes de elegir, como la capacidad de carga máxima, que puede variar de manera significativa entre cada modelo, los más comunes pueden ir desde los 1.000 kg hasta los 2.000 kg. Es importante que elijan con cuidado este factor, ya que una sobrecarga puede ser peligrosa y provocar accidentes.

Un consejo más para elegir el apilador adecuado es la altura máxima a la que tienen que elevar los productos, puesto que no sólo están diseñados para movilizar cargas de forma horizontal, también para la elevación vertical, por lo que al elegir un apilador deben optar por el modelo que alcance las alturas de los últimos estantes para que puedan aprovechar al máximo los espacios de su almacén.

El último factor que tienen que deben contemplar es cuánto tiempo de uso le van a dar. Por ejemplo, si se le va a dar un uso de menos de cuatro horas al día o su empresa requiere ahorrar dinero, lo mejor es optar por equipos manuales; en cambio, si el tiempo de uso será mayor y se adapta a las características de su almacén, los eléctricos pueden ser una mejor inversión.

  • Ventajas del apilador eléctrico

El apilador eléctrico es imprescindible en cualquier almacén para poder realizar la aplicación de cajas o pallets a diferentes alturas, y así poder aprovechar al máximo los espacios dentro de los almacenes. Como hemos mencionado, se pueden encontrar equipos de distintos tipos, tamaños y capacidades. La mayoría están diseñados para moverse en el exterior, otros en interiores amplios y hay diseños especiales para pasillos estrechos. La elección del adecuado dependerá de las necesidades específicas de cada negocio. Tienen una amplia variedad de ventajas, entre las que destacan las siguientes.

La primera es la capacidad de carga, los equipos eléctricos permiten mover y transportar un peso mayor a uno manual, algunos pueden llegar a transportar con facilidad hasta 2.000 kg a alturas que van hasta los once metros. Esta es una de las ventajas principales que convencen a la mayoría de las empresas a invertir en un apilador eléctrico, por lo que, si las exigencias de su negocio en cuanto a los transportes de carga son altos, esta puede ser la opción más conveniente.

Otra de las ventajas que tienen es su altura de elevación, ya que pueden elevar las cargas a alturas bastante importantes. Por lo general un apilador eléctrico puede levantar la carga a una altura entre dos y once metros, es por ello una de las mejores elecciones, ya que la altura es uno de los factores más importantes para poder aprovechar al máximo los espacios verticales en los almacenes.

Una ventaja más de un aplicador eléctrico es que se trata de un equipo amigable con el medio ambiente. La mayoría de las empresas en la actualidad buscan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y humo, sobre todo en los interiores, donde pueden crear un ambiente tóxico sin la adecuada ventilación. Además, al ser equipos que funcionan con una batería recargable, evitan la contaminación sonora, lo que contribuye al bienestar general de los trabajadores.

Así mismo, con un apilador eléctrico pueden optimizar sus espacios, ya que gracias a su tamaño y diseño pueden reducir los pasillos, a diferencia de un montacargas convencional, que suele requerir aproximadamente cuatro metros para la operación, un apilador puede operar con pasillos de dos y medio a tres metros de ancho, de acuerdo con el modelo. De esta manera se optimiza el espacio de los almacenes y se permite mejorar la logística para que sea más eficiente.

La última ventaja que se puede destacar de un apilador es una mayor eficiencia y eficacia, ya que cuentan con una elevada potencia y son muy confiables. Además, poseen un sistema de aceleración y freno de alta tecnología, lo que logra un mayor dinamismo durante la actividad, por lo que se incrementa el volumen de carga por hora y se reducen los costos operativos. Los apiladores llevan a cabo las tareas más básicas en las empresas y los almacenes, por lo que deben asegurarse de elegir adecuadamente el que se adapte a sus necesidades específicas.

  • Consejos para cuidar su apilador

Una vez que elijan los apiladores adecuados de acuerdo con las necesidades de sus industrias, deben tener en cuenta algunos consejos para su cuidado y correcto manejo. Si van a manejar el apilador por primera vez, deben cerciorarse de que todos los elementos que están involucrados en la carga, la descarga y transporte se encuentren en las mejores condiciones. Ya que cualquier elemento que esté dañado puede tener como consecuencia un accidente, así como una disminución en el tiempo de vida de los equipos, es por ello por lo que deben hacer una revisión integral del apilador, previo a cualquier operación.

En caso de utilizar un apilador manual, deben tener en cuenta la carga máxima que pueden soportar, ya que al sobrepasar esa cantidad pueden dañar al equipo, así como provocar un accidente. Eviten colocar cargas mayores a la capacidad y tendrán siempre el rendimiento óptimo de esta herramienta.

Por último, para que un apilador funcione en óptimas condiciones por más tiempo, deben asegurarse de que reciba un mantenimiento preventivo de manera periódica. De esta manera, la inversión que realicen en su apilador será rentable para sus empresas. Tengan en cuenta que los periodos de mantenimiento variarán de acuerdo con el uso que les den y los cuidados aplicados.

Todos estos equipos deben ser operados por personal capacitado, que lleve a cabo todas las medidas de seguridad necesarias para una adecuada operación y garantizar la durabilidad de los equipos. Para elegir el mejor equipo, acudan con los especialistas de NIKE COLOMBIANA, donde contamos con asesores altamente capacitados y técnicos que capacitarán a su personal para la operación.

Con más de 50 años de experiencia ofreciéndoles equipos de última generación para la carga, descarga y traslado de mercancías, contamos con una marca propia que fabrica equipos con materiales de la más alta calidad para optimizar el tiempo, los costos y la operación de sus negocios en el movimiento de mercancías, así como la importación y distribución de las mejores marcas de apiladores, montacargas, plataforma, entre otros equipos, como EP, CADRO y WALTCO ZEPRO.

Para más información sobre los diferentes modelos de los apiladores y los diferentes equipos de carga y descarga y operación logística, los invitamos a que visiten cualquiera de nuestras sucursales o comuníquense vía telefónica o por correo electrónico para recibir la mejor asesoría de nuestros técnicos especialistas.

contacto
contactoContacto